• Team Amarantole

Pan de muerto hecho con Amarantole, una delicia para los vivos.



El cierre de año trae para los mexicanos una serie de opciones culinarias a considerar que se comienzan a contemplar incluso en fechas lejanas a los eventos de cada temporada.


Un ejemplo de ello es el infaltable y tradicional pan de muerto que en época reciente ha comenzado a circular en diferentes panaderías y puestos incluso meses antes de la celebración a los fieles difuntos.


El pan de muerto no sólo es reconocido y demandado en México por su exquisito sabor, sino que además se ha vuelto toda una tradición para la gran mayoría de las familias mexicanas que lo utilizan en sus ofrendas debido al valor simbólico que se le ha concedido por su forma que incluye en el centro una esfera que representa un cráneo, rodeado por tiras o canillas que representan huesos, sobre una base circular que simboliza la vida.


Tú mismo puedes preparar este manjar delicioso pensado en los muertos, pero disfrutado por los vivos, dándole un toque único con Amarantole a continuación te decimos cómo.


Ingredientes:


  • 3 1/2 tazas de harina

  • 50 gramos de #Amarantole de nuez

  • 225 gramos de mantequilla

  • 3 huevos

  • 1 1/4 tazas de azúcar

  • 1/2 taza de agua

  • 22 gramos de levadura

  • 7 yemas de huevo

  • 1/4 de cucharadita de sal

  • 1 cucharada de agua de azahar


Preparación:


En un recipiente pon la levadura junto con media taza de azúcar y el agua que debe estar tibia (cuidado que no esté caliente) para que la levadura se active.

Cuando empiecen a brotar burbujas de la mezcla la levadura estará, pero si eso no ocurre hay que repetir el proceso.


Sobre la mesa de casa o en una batidora (para hacer pan), coloca la harina con un 1/4 de taza de azúcar, añade los 50 gramos de #Amarantole, la sal, mantequilla y agua de azahar o el té anís e integra los ingredientes poco a poco; agrega los dos huevos enteros, así como las yemas y la levadura.


Amasa hasta que la mezcla esté suave y sea maleble.


Amasa hasta que la mezcla se separe de la mesa, pero eso lleva su tiempo así que ánimo y no se desesperen.


Cuando la masa esté lista déjala descansar tapada con un paño húmedo, o con papel film, en un lugar tibio dentro de la cocina hasta que doble su tamaño gracias al efecto de la levadura. Verifica que el recipiente sea lo bastante amplio para que al incrementar su tamaño la masa no se desborde.


El siguiente paso es desgasificar la masa, es decir amasar de nuevo eliminando el gas que se formó.


Separa una parte de la masa para las decoraciones (o huesitos) y con el resto podrás formar los bollos del tamaño que desees para tus panes.


Colócalos en una charola con suficiente espacio entre ellos, considerando que van a duplicar su tamaño.

Con la masa apartada haz los huesitos y el cráneo (la bolita) del pan.


Bate el huevo que no se utilizó y a forma de pegamento úsalo para colocar los huesos al pan, así como la bolita del centro.


Deja reposar los panes aproximadamente durante una hora en una zona tibia de la cocina para que dupliquen su tamaño.


Precalienta el horno a 200 grados Celsius, mete los panes durante 15 minutos y baja la temperatura a 180 grados para hornear por 20 minutos más o hasta que el pan esté listo.


Dejar enfriar.


Aparte mezclar un cuarto de taza de agua y otro de azúcar y llevar al fuego hasta que el azúcar esté disuelto.


Con el jarabe obtenido barniza los panes y espolvorea el azúcar restante.


¡Listo! Ahora puedes disfrutar de esta tradicional receta con tus seres queridos y brindarles un toque de sabor diferente con #Amarantole.




7 vistas

 

© 2019 Amarantole es un producto elaborado por Grupo Manrod S.A de C.V.  

Sitio creado y administrado por Mkg Group